¡No me gusta el agua!


Los gatos son enemigos del agua y todos sabemos eso. Por lo visto el dueño de este gato no lo sabía; miren la carita de este pobre minino, tiene un pánico tremendo.

Pobre mascota, seguro que lo ducharon con agua muy fría. Es seguro que este inocente gato jamás olvidará este cruel episodio de su vida.

Deja un comentario