A mí no me podrás engañar

El gato de la tienda de caramelos siempre ve pasar a este tipo.

Pero hay algo que le causa mucha curiosidad, él cree que el humano se ha puesto una peluca, como lo ve todo despeinado.

Hoy es el gran día, porque descubrirá si es cabello de verdad o de mentira.

Deja un comentario