Que parezca un accidente

Este gato está cansado de escuchar ladrar en la madrugada al perro que vive al costado de su casa.

Por más que le ha suplicado que deje de ladrar el perro no quiere hacer caso.

La única solución que encontró el minino es pagarle a alguien para que lo desaparezca.

 

Deja un comentario